El sueño del pantano propio

Podcasts y palabras

Programa 4 – Feliz día del niño — 18/08/2015

Programa 4 – Feliz día del niño

Hicimos un cuarto podcast tras el día del niño grabado en el flamante Estudio 2. Tuvimos el testimo de Federico Klemm ahogando el kitsch en el lodo, un repaso de la vida y obra de Tanguito, la vida de nuestro ídolo pop importado y extraviado en la aduana, Heino.

Repasamos las increíbles historias de vida de la mediática Victoria Vanucci y estuvimos escuchando The Zombies, Rolling Stones y Pixies. Hablamos un poco de actualidad, aunque no sepamos del todo bien qué es la actualidad y cuál sea su utilidad.

http://www.ivoox.com/sueno-del-pantano-propio-programa-4_md_7042098_wp_1.mp3″

Ir a descargar

Anuncios
Adelanto: un tema que nunca va a sonar en nuestro cuarto podcast — 16/08/2015
Cortes y looks — 06/07/2015
Programa 3 – Lo prometido no es deuda, es podcast —

Programa 3 – Lo prometido no es deuda, es podcast

Nuevo episodio de nuestro podcast tras el ensayo accidentado de la semana pasada. Esta vez repasamos un tema de Ricky Espinosa de su álbum solista “Vida espinosa” (1999); nuestro ídolo pop Bobby “Boris” Pickett y nuestro mediático Pocho La Pantera. Entrevistamos a Vicky Xipolitakis para ver qué lanzaba a su sueño del pantano propio. Escuchamos a Babasónicos e Intoxicados para musicalizar la oscuridad del podcast.

http://www.ivoox.com/sueno-del-pantano-propio-programa-3_md_4726529_wp_1.mp3″ Ir a descargar

Programa 2 — 21/05/2015
El pantano todo lo traga — 06/05/2015

El pantano todo lo traga

En segundos se ve cómo los árboles desaparecen. La zona pantanosa no tuvo piedad y se los “tragó”. La localidad estadounidense de Bayou Corne, en Luisiana, es la protagonista de uno de los mayores desastres naturales que se recuerden. Por eso, agentes policiales que registraron esta semana una buena parte de la destrucción que hay allí captaron el increíble momento y lo subieron a Internet, con la consecuente viralización: ya tiene más de 2 millones de visitas en YouTube en dos días.

En agosto de 2012, después de meses de actividad sísmica y de una extraña efervescencia en las aguas, en el acuífero de la localidad de Bayou Corne, se descubrió un socavón de unos 5.000 metros cuadrados de superficie y varios cientos de metros de profundidad, lo que forzó la evacuación inmediata de 350 residentes del pueblo.

Desde hace un año, el agujero se traga a los seres vivos del acuífero, incluidos los cipreses que alberga y todo lo que en su proceso de crecimiento va encontrando. Los trabajos de perforación realizados por la empresa petroquímica Texas Brine en vórtice un depósito de sal, conocido como la Cúpula de Napoleonville, situada en el acuífero, originaron el colapso de la estructura, que está revestida por una capa de petróleo y gas natural.

Programas para salir del pantano — 04/05/2015

Programas para salir del pantano

Nota publicada en La Nación (02/09/1998)

Hay un proyecto oficial en marcha y dos propuestas más que tratan la recuperación de áreas deterioradas para alcanzar niveles urbanos adecuados que mejoren la calidad de vida; las zonas involucradas pertenecen al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a los municipios de Avellaneda, Lanús y Lomas de Zamora

Hay ocasiones en las que ciertas locuciones resultan una fiel imagen de lo que se quiere expresar. En el caso que hoy nos ocupa -el proyecto que abarca la cuenca hídrica Riachuelo-Matanza-, puede decirse sin exageración alguna que ese programa apunta a sacar una vasta zona de su estado de empantanamiento físico y social.

El proyecto abarca intervenciones en varios municipios, entre los que se incluye el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Avellaneda (isla Maciel), Lanús (estación puente Alsina y Villa Diamante), Lomas de Zamora (puente de la Noria) y llega hasta Ezeiza.

En el radio de la Capital Federal, los proyectos se sitúan en la zona de La Boca-Caminito y en el área del Mercado del Pescado, con un elemento que es compartido: el ex transbordador de La Boca.

TIERRAS DE NADIE
Es probable que hayan existido en todas las épocas, pero su presencia se hizo más evidente una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial. A partir de entonces, ya fuera por tratarse de áreas ruinosas afectadas por bombardeos o zonas industriales que cayeron en la obsolescencia con motivo de profundos cambios tecnológicos o cambios en los hábitos de consumo, lo cierto es que aparecieron lo que los franceses llamaron terrains vagues, y en castellano denominamos tierras de nadie, o espacios inaprensibles o áreas vacantes.

Los nombres pueden parecer retóricos y no alcanzan para describir la áspera y desalentadora sensación que esas regiones provocan en quienes las recorren y, mucho más, en quienes habitan o trabajan en ellas.

El abandono, la tristeza y un cierto fatalismo van originando casi sin que se lo advierta un acentuado desinterés en torno del futuro de estas regiones. Como no hay una densidad de población que motive políticamente a los dirigentes, se llega al empantanamiento que citamos al comienzo.

Por eso consideramos relevante y de muy alto interés este proyecto que involucra la gestión ambiental, el manejo y el ordenamiento territorial de la Cuenca Hídrica Riachuelo-Matanza, un tema tan trascendente que hay alrededor del mismo tres enfoques igualmente atractivos y dignos de ser considerados a la hora de las decisiones finales.

Un proyecto es el que impulsa el Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental y Manejo de la Cuencia Hídrica Matanza-Riachuelo; otro fue desarrollado por el taller Des-Limites, equipo argentino-alemán que trabajó para “el valle del Riachuelo-Matanza”; por fin, existe una investigación realizada por los arquitectos Conrado Sondereguer y Artemio Abba con el título de Corredor Multimodal de Transporte Cuenca Riachuelo-Matanzas . Por otra parte, el taller de arquitectura del arquitecto Jorge Lestard, de la FADU-UBA, analizó el área Sur Riachuelo proponiendo a éste como eje paisajístico y de recreación.

Ya hay segmentos del territorio en cuestión que se encuentran en proceso de cambio (el domingo La Nacion informó acerca del proyecto para la recuperación de la costa del Riachuelo), pero para asegurar una recuperación vigorosa y duradera debe concertarse la concreción del programa según una secuencia ininterrumpida y armoniosa, de modo tal que se cree una síntesis de vida urbana y de forma urbana que sirva para recuperar la esperanza.

Por Luis J. Grossman

RECUPERAR EL PATRIMONIO

El Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental y Manejo de la Cuenca Hídrica Riachuelo-Matanza (organismo que depende de la Secretaría de Recursos Naturales y Desarrollo Sustentable de la Nación) presentó un informe sobre la base del diagnóstico general de la cuenca.

El plan integra programas y acciones relacionados con la regulación hidráulica y drenaje de la zona, prevención y control de la contaminación (control de la contaminación industrial y de manejo de residuos sólidos), participación comunitaria y educación ambiental, desarrollo legal e institucional y ordenamiento territorial de la cuenca.

El ordenamiento territorial es el eje del informe final del comité. Definido en un comienzo como de Recuperación patrimonial, el proyecto también incorporó la rehabilitación de áreas degradadas exclusivas de la ciudad de Buenos Aires y un ordenador del espacio urbano para el control del uso futuro del suelo y la organización vial.

PROPUESTA DE TRABAJO
Los estudios realizados por el organismo gubernamental demostraron la necesidad de profundizar en el proceso de concertación durante la ejecución del programa hasta alcanzar los siguientes objetivos:

Hacer compatibles las normativas de uso del suelo con las necesidades de protección ambiental de la cuenca.
Hacer compatibles entre sí las normativas de uso del suelo de todos los municipios para el territorio de la cuenca.
Asegurar que estas normativas sean efectivamente aplicadas por las municipalidades de la cuenca.
El programa prevé completar los estudios de levantamiento de los usos actuales de la cuenca (cuencas altas, media y baja), elaborar una propuesta de utilización del suelo que garantice la conservación ambiental sustentable y un mecanismo institucional (mediante el comité) para coordinar la regulación de los usos del suelo.

OBRAS POR FINANCIAR
Las obras por financiar plantean fundamentalmente tres objetivos:

Acompañar el proceso de saneamiento del río con acciones en el espacio urbano que beneficien a las comunidades locales por medio de la ejecución del programa.
Contribuir a la conservación de la calidad ambiental del Riachuelo integrándolo como patrimonio de estas comunidades.
Demostrar la voluntad y la confianza de las organizaciones estatales partícipes en el proceso de saneamiento presentado y la potencialidad de las zonas linderas al curso de agual.
La selección para intervenciones urbanas para ser incorporadas al programa de financiación contiene una serie de proyectos en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal.

El informe proyecta emprendimientos en la provincia de Buenos Aires: Isla Maciel (Avellaneda), estación Puente Alsina (Lanús), área Puente de la Noria (Lomas de Zamora) y Villa Diamante (Lanús); en la ciudad de Buenos Aires: proyecto La Boca-Caminito, área del Mercado del Pescado, y objetivos en común: ex transbordador de La Boca.

Más que un plan olímpico

Transformar un límite en zona de encuentro, erigir puentes donde había paredes. Tal parece ser la inspiración del proyecto presentado por el taller argentino-alemán Des-Límites para el valle del Riachuelo-Matanza.

Perteneciente a la generación que vio caer el muro-símbolo de la división, el joven arquitecto alemán Matthias Sauerbruch (director del equipo interdisciplinario responsable de la idea) no duda al hablar de la actual zona de frontera entre la Capital y la provincia como área fundamental de una Buenos Aires acorde con las actuales tendencias urbanísticas y el respeto al medio ambiente. Con esta convicción, propone declarar al valle del Riachuelo-Matanza sede para los Juegos Olímpicos del 2008, uniendo la Pampa con el Río de la Plata a través de un corredor olímpico y parque lineal que consolidaría los bordes hoy indeterminados del tejido urbano estableciendo nuevas zonas para su desarrollo.

En entrevista exclusiva con La Nación , Sauerbruch relató los pormenores del proyecto, que aún procura ser tenido en cuenta por las autoridades de dos territorios gobernados por funcionarios provenientes de partidos políticos opuestos:

-¿Qué sucedería con el proyecto si Buenos Aires no gana la postulación olímpica?

-La propuesta de crear en la zona un corredor olímpico para el 2008 es sólo un buen disparador para que el plan sea efectuado en un plazo razonable, pero el objetivo de integrar el río y sus tierras adyacentes a la ciudad, manteniendo su identidad mientras se permite a los vecinos mejorar sus condiciones de vida, trasciende el acontecimiento deportivo, para generar un nuevo paisaje urbano que dará respuesta a necesidades hoy no resueltas. Como ejemplo podría citarse el caso de Birmingham (la segunda ciudad inglesa), que ya se postuló 2 o 3 veces sin éxito como sede de los Juegos. Allí se construyeron en los últimos cinco años centros de conferencias, estadios y otros elementos de infraestructura que permitieron transformar una ciudad industrial decadente, mediante una operación de marketing hoy utilizada por las grandes urbes para reactivar sus estructuras económicas y mejorar la calidad de sus espacios.

-¿Es viable un plan como éste, teniendo en cuenta el escepticismo de la sociedad luego de tantos proyectos fallidos para la zona, como los famosos mil días?

-Sin duda, la clave de este plan reside en las ventajas económicas que resultarían de su ejecución. El proceso comienza con la identificación del área como un territorio único con su propio ente planificador, que realiza un plan general para permitir un desarrollo suficiente que financiará el saneamiento ambiental. Luego, se inicia el proceso de reconversión por medio de las inversiones privadas que llegan a una zona de mejor calidad y con mayor valor inmobiliario. El proceso, que demanda aproximadamente 7 u 8 años, ya ha sido aplicado en los Docklands de Londres y en Bilbao, entre varias de las más recientes operaciones urbanas.

-¿Cómo se resuelve la infraestructura de transporte en el área?

-El proyecto prevé llegar con las dos líneas de subterráneo actualmente proyectadas hasta el territorio de la provincia, conectando puntos como la estación Avellaneda con Retiro. A la vez, consideramos al trayecto paralelo a la franja del Riachuelo como eje de la conexión entre el Aeropuerto de Ezeiza y el microcentro, desarrollando distintos puntos de interés en las paradas. Debemos considerar que en 5 o 7 años se formarán ciudades alrededor del aeropuerto, como sucede en el mundo. El potencial sería mayor si se incluyeran las funciones del aeroparque de cabotaje. Para resolver el transporte hemos pensado en un tren de alta velocidad que recorrerá el eje hasta llegar a la ciudad por la vía más directa.

-¿Cómo serán las áreas de vivienda proyectadas?

-Actualmente existen en el valle del Riachuelo diversas áreas vacías u ocupadas de modo ilegal. Según hemos proyectado en el Des-Límites , habrá espacios para el desarrollo de viviendas de clase alta, media y baja, enfatizando la convivencia de usuarios y tipologías arquitectónicas diferentes. A su vez, el plan colaborará con el desarrollo de muchos de los actuales habitantes de la zona, proponiendo una mejora económica mediante fuentes laborales genuinas en la misma ejecución de las obras.

Por Marcelo Rizzo

Hacia un nuevo paisaje

Según los integrantes del equipo Des-Límites, los problemas actuales de la cuenca del Riachuelo-Matanza se deben a su condición de límite entre dos regiones con legislaciones diferentes. Declarar la autonomía del área sería una vía de solución, creando un marco jurídico que permita dictar nuevas normas y así salvar las asimetrías entre las leyes provinciales y porteñas, para seguir el ejemplo de ciudades extranjeras o de la recientemente reactivada zona de Puerto Madero.

El plan maestro desarrollado por el taller convierte al valle en un parque lineal, sobre la base del hoy inimaginable Riachuelo limpio. En el eje que une al aeropuerto y el microcentro se sitúan caminos, negocios y un tren rápido no contaminante, con lo que se enfatiza la historia de los diferentes sectores del recorrido.

El paisaje resultante de este plan podría ser recorrido desde un taxi fluvial, en un viaje que alternaría la particular arquitectura de La Boca con antiguos edificios fabriles transformados en viviendas, equipamiento comercial de novedoso diseño y zonas verdes con parques que reemplazarían muchos actuales basurales.

La reconstrucción del valle sería el marco para mostrar lo mejor de la arquitectura e ingeniería argentinas, en una exhibición de edificios semejante a las que se ven en el transcurso de varios de los ríos que atraviesan grandes ciudades del mundo.

Talento sin fronteras

Desde sus sedes en Londres y Berlín, el estudio Sauerbruch & Hutton ha logrado desarrollar una lectura propia de la arquitectura en la sociedad posindustrial. Luego de participar de numerosos concursos urbanísticos europeos que abarcan desde centros culturales para ciudades medievales hasta el diseño del distrito sede del gobierno en Berlín, los profesionales transforman hoy en un edificio ecológicamente inteligente la torre GSW en Berlín y construyen el Centro de Innovación Fotónica en la misma ciudad, que ha sido celebrado por su combinación de complejidad tecnológica y belleza formal.

Mientras presenta en Buenos Aires el proyecto Des-Límites , Matthias Sauerbruch festeja su más reciente premio: el concurso para construir la sede de la Secretaría de Medio Ambiente en Dessau, la ciudad alemana que fue sede de la Bauhaus.

El taller Des-Límites se desarrolló en Buenos Aires organizado por el Goethe Institut y la Universidad Torcuato Di Tella con su Centro de Estudios de Arquitectura Contemporánea, con el auspicio de Lufthansa. Dirigido por el arquitecto alemán, el taller fue asistido por los arquitectos Cecilia Alvis, Susanne Hoffman y Juan Lucas Young, junto a los integrantes del grupo interdisciplinario El futuro está en el papel pintado de la Bauhaus .

¿Habrá una ciudad mejor?

En la sede de la Sociedad Central de Arquitectos se está desarrollando un ciclo de mesas redondas para aportar ideas sobre La ciudad posible . El jueves último, el tema se centró, precisamente, en la cuenca Riachuelo-Matanza.

Participaron el doctor Federico Irribarren, en representación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Nación; el arquitecto Juan Carlos Angelomé, miembro del Comité Ejecutor del Plan de Gestión Ambiental y de Manejo de la Cuenca Hídrica Matanza-Riachuelo; la arquitecta Margarita Charriére, planificadora urbana, y los arquitectos Carlos Lebrero y Jorge Lestard, con la coordinación del arquitecto Rodolfo Grasso.

Iribarren puntualizó las causales del actual nivel de contaminación atribuyendo un 51% de la misma a residuos industriales, un 32 a desechos domésticos y un 17 al volcamiento de los efluentes de la red cloacal existente. La dificultad de revertir esta situación fue enfatizada por el resto de los panelistas, que describieron sus propuestas desde el ámbito de sus respectivas incumbencias.

INTERROGANTES VITALES

Pero fue Charriére la que planteó el mayor de los interrogantes de la noche: aun cuando se saneara y adecuara para el uso urbano toda esta inmensa área (que abarca desde el Aeropuerto de Ezeiza hasta Dock Sud), ¿cuál será el destino adecuado que los habitantes del área metropolitana requieren? ¿Debe volver a ser un centro industrial-comercial como en el pasado, o debe, en el otro extremo, reservarse como área verde de recreación de la ciudad? El abanico de posibilidades es muy amplio y requeriría por cierto una muy clara definición político-urbanística por parte de las autoridades.

El primer paso sigue siendo evitar la contaminación de la cuenca, por lo que La Nación se comunicó con el gerente de Prensa y Asociaciones de Aguas Argentinas, Fabián Falco, que contestó sobre los alcances del Plan de Saneamiento Integral previsto por la empresa, que contempla una inversión de 1800 millones de pesos para extender la red cloacal existente, instalando o reacondicionando, asimismo, 4 plantas de tratamiento de residuos cloacales (Matanza, San Fernando, Buenos Aires y Berazategui), de las cuales la primera ya se encuentra operativa, previéndose la habilitación de la de San Fernando para fines de este año.

La ubicación de interceptores de líquidos pluviales (en estudio) sobre los cursos del Riachuelo y del Río de la Plata contribuirá, asimismo, a erradicar los actuales niveles de contaminación ambiental.

BUENOS AIRES RECLAMA UN PUERTO REGIONAL PARA ABASTECER EL MERCOSUR

El Riachuelo es hoy objeto de numerosos estudios tendientes a recuperar un área degradada por la evolución de los sistemas de transporte y producción que la hicieron alguna vez próspera. Uno de estos estudios fue elaborado por los arquitectos argentinos Conrado Sondereguer y Artemio Abba, para el Proyecto de Investigación Anual 97-98 , financiado por la Comisión Nacional de Investigación en Ciencia y Tecnología (Conicet), con sede en el Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo-América Latina (Iied-al) fundado por el arquitecto Jorge E. Hardoy

.El área de trabajo estuvo constituida por la primera corona del conurbano sur: terrenos ferroviarios y portuarios de los partidos de Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora y del área Barracas en la Capital Federal, donde se acumulan serios problemas de transporte e impacto urbano. Los profundos cambios operados en la zona coincidieron con la puesta en marcha de dos grandes proyectos urbanísticos: uno en pleno desarrollo, Puerto Madero, y otro que, tras una larga polémica, se encuentra en la etapa preliminar, Proyecto Retiro.

Las dos propuestas obedecen a una lógica urbana de recuperación de terrenos para áreas verdes, vivienda, oficinas y equipamiento capaces de servir a la expansión del área central de la ciudad y su intensa actividad de carácter terciario, con ausencia notoria de un análisis de las necesidades actuales y futuras del puerto y la conveniencia de mejorar el sistema ferrocarril-puerto.

Simultáneamente, el relleno del frente fluvial de la Costanera Sur, iniciado en el período 76-83 con materiales de demolición provenientes de las obras de las autopistas urbanas, derivó en la formación de un gran banco de tierras que ganó, poco a poco, consenso ciudadano y hoy se conoce como la Reserva Ecológica (aproximadamente, 400 hectáreas).

Como consecuencia de los tres procesos descriptos puede concluirse que se ha modificado radicalmente el área portuaria original de Buenos Aires. No parece factible, entonces, pensar en ampliarla y modernizarla pues sus áreas vacantes y obsoletas han sido destinadas a usos no portuarios.

Al mismo tiempo, la expansión urbana sobre terrenos del antiguo puerto así como la preservación de la Reserva son operaciones con considerable consenso urbano, que expresan una voluntad de crecimiento de la ciudad. Consecuentemente, la actividad portuaria ha experimentado un desplazamiento hacia el Norte y hacia el Sur: hacia Puerto Nuevo y hacia Dock Sud. Se han creado así, para Sondereguer y Abba, las condiciones de oportunidad de un estudio de funcionamiento del transporte de cargas en el área sur, sobre el eje de la cuenca Riachuelo-Matanza, integrando funcionalmente los grandes equipamientos existentes en la zona: puerto, sistema ferroviario y vial, Mercado Central y aeropuerto.Partiendo, en un primer análisis del sistema ferroportuario de Buenos Aires, de la existencia de tres grandes accesos al puerto ( al Norte, los ramales de los FF. CC. ex San Martín y ex Mitre; al Oeste, el ramal del FF. CC. ex-Sarmiento; y al Sur, los ramales del FF. CC ex Roca), puede concluirse que el subsistema sur (ramales de los FF. CC. ex Roca y Belgrano Sur en la cuenca del Riachuelo) es el que cuenta con mayores ventajas comparativas al analizar las posibilidades de optimización y expansión del sistema ferroportuario como modo de transporte de cargas de alcance regional en el Area Metropolitana de Buenos Aires.

Tres propuestas surgen finalmente del informe elaborado:

El Corredor Multimodal Puerto-Riachuelo-Aeropuerto. Se propone recuperar para la actividad del transporte de cargas el corredor formado a lo largo del cauce del Riachuelo por el puerto, las instalaciones ferroviarias de Barracas-Avellaneda, el Mercado Central y el Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Este eje virtual de unos 24 kilómetros de largo se encuentra estratégicamente ubicado para permitir la integración de un sistema intermodal (aéreo-terrestre- fluvial y marítimo) de gran importancia capaz de centralizar flujos de transporte e intercambio (de mercaderías y personas) a escala regional.
El ramal Centro de Transbordo de Pasajeros-Estación Bs. As. La propuesta de un centro de transbordo aspira a hacer óptimo el servicio ferroviario de pasajeros brindado por el FF. CC. Belgrano Sur. Se propone para eso la creación de una gran pieza urbana vertebrada por un centro intercomunicador multimodal en el predio de Vélez Sarsfield y Olavarría, trasladando a este punto la estación cabecera del FF.CC. Belgrano Sur y conectándolo mediante un servicio de tren ligero con la terminal Constitución de subterráneos.
Ezeiza-Ciudad Aeroportuaria del Mercosur . El aeropuerto ampliado (la ciudad aeroportuaria) constituye una pieza urbana orientada a desarrollar y contener el total de derivadas de su función como propias del aeropuerto; derivadas (hoteles y centros de convenciones dotados de servicios aptos para congresos, encuentros científicos, oficinas y centros logísticos de empresas de carga y correos privados); actividades complementarias, (centros comerciales, áreas de exposiciones, museos, parques públicos), etcétera.
En suma, organizar en la cuenca del Riachuelo-Matanza, un verdadero eje multimodal que pueda hacer de Buenos Aires el puerto pivote regional que el Mercosur necesita allí donde confluyen la hidrovía, las mayores cargas de contenedores y gran parte del sistema ferroviario de nuestro país.

Por Alfredo Guidali

Flores en las grietas de Sarandí — 03/05/2015

Flores en las grietas de Sarandí

Un lindo texto de una escritora de Sarandí, Silvina Giaganti.

Panamá

volonte 111

Por Silvina Giaganti :: @sgigantic

Entre el 81 y el 84, a las cinco y cuarto de la madrugada mi papá iba a buscarme a la pieza que daba a la esquina. Sacaba la barra de madera barnizada que había encargado a un carpintero para evitar que me cayera desde la altura de la cama cucheta -yo dormía arriba, mi hermana abajo- y la dejaba apoyada entre el espacio del placard y la pared. Después de sacar esa muralla interpuesta entre mi cuerpo y el vacío susurraba las dos primeras silabas de mi nombre, silvi, silvi, para despertarme un poco pero no demasiado, y me alzaba a upa para llevarme a dormir con mi mamá. Me pasaba de cuarto y de cama. Me acostaba en el lugar que había dejado vacío con su temperatura corporal en las sábanas. Una costra de calor. Temperatura que heredé. En cambio mi mamá tenía…

Ver la entrada original 1.067 palabras más

Adelanto del segundo programa — 27/04/2015
Programa 1 — 13/04/2015